Mostrando todos los resultados 3

Fundado por las mismas familias que en 1840 compran la cartuja, Cellers de Scaladei es la viva historia del vino en el Priorat. De esta bodega salieron las primeras botellas de vino Priorat, en 1878, camino de la Exposición Universal de París. Vinos que aún hoy día se envejecen en la antigua cava de la procura, del siglo XVII, abierta exclusivamente a las visitas guiadas.
1878 Éxito en la Expo de París Los vinos embotellados como Priorato de Scala Dei participan en la Exposición Universal de París (en el pabellón expresamente dedicado a la Agricultura) de 1878, donde consiguen una Medalla de oro. Diez años después, en la Exposición Universal de Barcelona de 1888, vuelven a repetir el éxito en obtener la medalla de oro de nuevo.
1928 SD pide protección para los vinos
Varios propietarios de la comarca, entre los que están los de Scala Dei, se movilizan para proteger el buen nombre vitivinícola del Priorat. Pocos años después, el Estatuto del Vino del Ministerio de Agricultura reconoce el «Priorato de Scala Dei» Priorat como zona vitivinícola a proteger. Sin embargo, el inicio de la guerra civil frustra la constitución de la DO Priorat, que tendrá que esperar hasta 1954.
1974 Refundación de Scala Dei
Bodegas de Scala Dei se refunda y saca al mercado los primeros vinos «modernos» del Priorat. La bodega se atreve incluso a hacer una ambiciosa campaña publicitaria. Durante años, y hasta el boom vinícola de principio de los noventa, Cellers de Scala Dei es de las pocas bodegas particulares que embotella vinos del Priorat.
1991 Cesión de la cartuja
Después de varios intentos infructuosos ante la administración del Estado, los propietarios de Cellers de Scala Dei ceden la antigua cartuja -que habían adquirir en subasta a mediados del siglo XIX- a la Generalidad de Cataluña para impulsarlo su recuperación arqueológica y hacerla visitable turísticamente. Desde entonces, la Cartuja recibe, anualmente, más de treinta mil turistas.